Artículos y Notas

El arpa en la música del Paraguay

Publicado por: Luis Szarán el 23/03/1998

El arpa en la música del Paraguay
Arpas paraguayas de comienzos del siglo XX

Si en el mundo contemporáneo buscáramos un elemento distintivo del Paraguay, sin duda alguna este sería el arpa. Sin pretender restar valor a la variada y rica historia cultural paraguaya, desde los tiempos de la Colonia hasta nuestros dias, este instrumento musical y el legado artístico que lo acompaña, ha logrado un sitio de reconocimiento internacional con un sello inconfundible. Desde los arpegios de "Cascada" de Digno García empleados por Radio Vaticano como apertura de sus programas para América Latina, hasta las exaltadas emociones que  motivan a las audiencias de las más variadas culturas, la ejecución del "Pájaro Campana". El arpa paraguaya tiene un historial similar a lo ocurrido en otras latidudes con dicho instrumento, pero gracias a la habilidad de los artesanos constructores, de creadores e intérpretes  ha alcanzado niveles de proyección estética insuperables.
 

Jesuitas. Maestros del Arpa
La aparición del arpa en la cultura universal data de tiempos remotos y ya perdidos en la memoria colectiva. Llega a Sudamérica con las primeras expediciones europeas, y al Río de la Plata junto a los numerosos instrumentos musicales introducidos por los Jesuítas en el Siglo XVII. Las referencias más antiguas acerca de su presencia se remontan al año 1637, con el informe del Padre Ripario que menciona "Cantaron (los indios) conforme a música , la misa entera y otros cantos y motetes con instrumentos de violines, arpas, cornetas, flautas, cítaras, trombones, trompetas; y otros cantaron a voces solas"; y en el año 1698 cuando el Padre Juan Antonio Montijo llega al Paraguay para "Enseñar a los indios a tocar el arpa, el rabel y el violón, instrumentos que el mismo labrara" .
El arpa introducida por los jesuitas era diatónica y de estructura sólida según las formas iniciadas en el Renacimiento y desarrolladas en la era del Barroco. En los talleres musicales de la reducción jesuítica de Yapeyú el Padre Anton Sepp intentó la construcción de arpas de doble cuerdas inspirándose en los ensayos de Monteverdi, quien en su ópera Orfeo utilizó el  "Arpa doppia" (Arpa doble) doblando la única fila de cuerdas lo que posibilitaba a la segunda fila producir alteraciones. En la actualidad se conservan valiosos instrumentos originales del tiempo de las reducciones en el Museo del Arzobispado de Concepción, Chiquitos (Bolivia) gracias a la labor de rescate del arquitecto Hans Roth, restaurador de estas antíguas misiones hoy declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad. Según el Padre Montoya los indígenas guaraní se referían al arpa con el nombre de mbaraka guasu (guitarra grande).


El Arpa Paraguaya
La forma actual del arpa paraguaya posee entre 32 y 40 cuerdas, manteniendo el esquema de afinación diatónica, rasgos heredados del arpa barroca. Los hábiles intérpretes producen notas alteradas mediante el uso de un elemento de metal, generalmente la llave de afinar, que conservan en las manos. Algunos ejecutantes incorporan al instrumento una especie de gancho a la curva armónica que al girar se ponen en contacto con la cuerda y acortándolas para que suenen un semitóno más alto. Si bien no son pocos los que se atribuyen el invento del sistema, el citado mecanismo se utiliza en el arpa tirolesa desde finales del Siglo XVII. Posteriormente el bávaro Hochbrucker, hacia 1720, basándose en ese esquema introdujo a los ganchos un sistema de palancas unidas a pedales, dando origen al arpa llamada clásica. La elección de la madera adecuada es otro elemento de importancia para su construcción, así la caja es construida de cedro, la tapa armónica de pino, agregándose incrustaciones de hueso para apoyo de las cuerdas en la tapa armónica, clavijas de madera y en los últimos años de metal. El tamaño considerado normal oscila entre 1.40 cm. de largo y 40 cm. en su parte ancha.

Intérpretes y Estilos
El arpa es el instrumento más difundido en el Paraguay; es el centro de reuniones sociales, políticas y veladas familiares. Con el correr del tiempo ha sufrido variaciones en su estructura por el agregado de patas móviles de metal y ornamentaciones de todo tipo. Entre las obras clásicas del repertorio se encuentran: Pájaro Campana, anónimo; Llegada, Tren Lechero, Mi despedida de Félix Pérez Cardozo, Cascada de Digno García, Isla Sakä de Santiago Cortesi y otras.
Los más antiguos intérpretes de Arpa fueron: Pulé de Arroyos y Esteros, José Dolores Fernández (Lolo Arpero) y José del Rosario Iriarte.
Entre los virtuosos del Siglo XX  se encuentran:  Félix Pérez Cardozo -considerado el más grande intérprete de todos los tiempos-, Digno García, Santiago Cortesi, Dionisio Arzamendia, Prudencio Giménez, Santos González, Alejandro Villamayor, Albino Quiñonez, Luís Bordón, Nicolasito Caballero, Abel Sánchez Giménez, Aparicio González, Lorenzo Leguizamón, Enrique Samaniego, Wenceslao Gomez, Pablito Morel Vázquez,  Juancito Cuevas Roman, Sergio Cuevas, Cristino Báez Monges,  Rito Pedersen, Martin Portillo,  César Cataldo, Papi Basaldúa, Juan de la Cruz Fernandez, Jorge Luis Roig O., Willy Méndez, Raquel y Rocío Lebrón, Victor Simón, Mariano González,  Johnny Monte, Marcos A. Lucena (arpista clásico y popular) y muchos más. En la década de1960 se destacaron dos célebres concertistas femeninas: Nenequita Cáceres -de proyección internacional- y Carmen Villalba. En lo referente a estilos de ejecución, algunos intérpretes del interior como Vicente Arco de Pilar y Tacho-í (Agapito Morínigo) de Guarambaré continuaban con la forma de ejecución llamada antígua o tradicional por la manera particular de acompañar la polca paraguaya (una nota grave en el bajo y dos acordes, a la manera del valseado y melodías por terceras en la mano derecha), mientras que la mayoría de los ejecutantes han adoptado la escuela moderna heredada del estilo más refinado impuesto por Pérez Cardozo.

En los últimos años se produjo un despertar por la práctica y el cultivo del instrumento, a través del fomento de la enseñanza masiva que tuvo como pionero a Santiago Cortesi en Asunción, así como por los numerosos festivales de música, entre los cuales el Festival Rochas del Arpa organizados desde el año 1988, por la la Alianza Francesa de Asunción, con el objetivo de promover la creación de nuevas obras para el instrumento, asi como para la promoción de intérpretes.

Asunción, marzo de 1998.